Por qué Facebook no renunciará del todo al reconocimiento facial aunque lo haya anunciado – Proyecto kamila